Promoviendo el trabajo decente en las Américas: agenda hemisférica 2006-2015

En Ia IV Cumbre de las Américas, celebrada en Mar del Plata (Argentina), en noviembre de 2005, los Jefes de Estado y de Gobierno de los países americanos suscribieron una declaración política y un ambicioso plan de acción destinados a la creación de trabajo decente, señalando que así se podrá combatir con firmeza la pobreza, la desigualdad y el hambre. Igualmente, plantearon que el predominio del trabajo decente, al mejorar Ia posición del trabajador en sus respectivas sociedades, permitirá erigir democracias con con cimientos más sólidos.

En otras regiones del mundo, distintos mandatarios también han destacado que el trabajo decente, en especial de los jóvenes y las mujeres, debe ser un objetivo esencial de las políticas nacionales e internacionales. Así ocurrió en la última Asamblea General de las Naciones Unidas (septiembre 2005) efectuada en Nueva York, con la presencia de 150 Jefes de Estado y de Gobierno.

Si bien es verdad que no se puede promover una agenda de generación de trabajo decente para tener un crecimiento económico sustentable, también lo es que el crecimiento económico no garantiza por si solo más y mejores empleos. Por esta razón, las políticas económicas, sociales y laborales deben aplicarse de una manera integrada. Desde una perspectiva, al promover las condiciones para el crecimiento, la política económica incide en la generación de más puestos de trabajo; desde otra perspectiva, Ia política sociolaboral debe velar para que en esos nuevos empleos estén contempladas las diferentes dimensiones contenidas en la concepción del trabajo decente, como los derechos laborales fundamentales, la protección social y el diálogo social.

En suma, la integración de las políticas económicas, sociales y laborales permite que el progreso económico se ponga al servicio del desarrollo humano. De manera coherente con estos desafíos y mandatos, la OIT ha abordado en su XVI Reunión Regional Americana, realizada en Brasilia a comienzos de mayo de 2006, las políticas y acciones concretas necesarias para la puesta en marcha de una Agenda Hemisférica para generar trabajo decente. Este abarca un conjunto de políticas en el ámbito económico, legal, institucional y del mercado de trabajo que constituye un marco de referencia para el diseño y adopción por parte de los países del continente de estrategias nacionales dirigidas a la promoción del trabajo decente.

Este documento es una versión sintetizada de Trabajo decente en las Américas: una agenda hemisférica, 2006-2015. Informe del Director General presentado en la XVI Reunión Regional Americana. Su propósito es facilitar el acceso a esta Agenda Hemisférica y contribuir a su difusión entre los actores sociales en los países de la región, apoyando así la "Década de Promoción del Trabajo Decente", un objetivo con el cual se comprometieron los representantes gubernamentales y de organizaciones de empleadores y de trabajadores que participaron en dicha Reunión Regional.