Pisa 2015. Resultados clave

El estudio PISA 2015 se centró en las ciencias, dejando la lectura, las matemáticas y la resolución colaborativa de problemas como áreas secundarias de la evaluación. PISA 2015 incluyó asimismo una evaluación de los conocimientos financieros de los jóvenes, cuya administración fue opcional para los países y economías

La ciencia es algo omnipresente en nuestras vidas: ya se trate de tomar analgésicos, de determinar qué es una dieta «equilibrada», de beber leche pasteurizada o de decidir si se compra o no un coche híbrido. La ciencia no son sólo tubos de ensayo y la tabla periódica; representa las bases de prácticamente todas las herramientas que usamos, desde un sencillo abrelatas hasta el vehículo espacial más avanzado. Por otra parte, la ciencia no es sólo un campo para los científicos. En el contexto actual de enormes flujos de información y cambios rápidos, todo el mundo necesita ser capaz de «pensar como un científico» para sopesar datos y llegar a conclusiones válidas; o de entender que la «verdad» científica puede ir cambiando con el tiempo, conforme se realizan nuevos descubrimientos y los humanos desarrollamos una mayor comprensión de las leyes naturales y de las posibilidades y los límites de la tecnología.

En este folleto se presentan algunos de los resultados de PISA 2015. PISA demuestra que todos los países pueden seguir mejorando, incluso los más avanzados. Los elevados niveles de desempleo juvenil, la creciente desigualdad, las significativas diferencias por género y una necesidad imperiosa de fomentar un crecimiento inclusivo en muchos países revelan que no hay tiempo que perder para proporcionar la mejor educación posible a todos los alumnos.

AdjuntoTamaño
PDF icon Resumen de los resultados1.07 MB