Agenda de una nueva institucionalidad para la educación profesional en América Latina y el Caribe

<p>Los modelos institucionales de la educación profesional en América Latina y el Caribe tienen raíces en las décadas de los años cuarenta y cincuenta, aunque algunos institutos están establecidos desde los tiempos de la colonia. Estos modelos se estructuraron, en gran parte, en el contexto de: gobiernos populistas y otros autoritarios, desarrollo basado en mercados protegidos, empresas poco competitivas, baja preocupación en la calidad, bajos sueldos, utilización masiva de mano de obra de baja calificación, altas tasas de expansión del sector industrial autoritarios; desarrollo basado en mercados protegidos; empresas poco competitivas; baja preocupación en la calidad, bajos sueldos, utilización masiva de mano de obra de baja calificación; altas tasas de expansión del sector industrial. Estos factores contribuyeron a definir un arreglo institucional marcado por dos tipos de organizaciones: las escuelas o colegios nacionales y las instituciones de formación profesional. A partir de los años 70 y en general en la década de los 80 los países de América Latina y el Caribe empiezan a enfrentar los retos de la globalización, la imposición de patrones de calidad y competitividad internacionales, el flujo de innovaciones técnicas, los procesos de aperturas democráticas. El mercado de trabajo refleja el peso combinado de estos factores. Se configura una nueva filosofía de producción: integración, flexibilidad, calidad, polivalencia y participación. En este contexto emerge un nuevo perfil y un nuevo concepto de calificación. Este nuevo perfil no es solo una cuestión de desempeño profesional. Muy pocas instituciones están preparadas para enfrentar estos cambios. Es necesario crear una nueva asociación entre los diferentes agentes sociales (gobiernos, empresas, trabajadores) para garantizar la reconstrucción de la institucionalidad de la educación profesional.</p>


AdjuntoTamaño
PDF icon Acceda al documento18.56 KB