Las nuevas dimensiones del diálogo social

<p>El diálogo social de un país no constituye un fin en sí mismo. El mismo debe contribuir a una dinámica social que asegure más plenamente la construcción de la democracia y la ciudadanía. El objetivo no es identificar un modelo y recomendar su adopción. El reto es cómo en un clima de inestabilidad y tensiones permanentes es posible alcanzar consensos básicos sobre como construir este modelo de desarrollo y ciudadanía y cómo generar normas e instituciones para gobernar la democracia. Para llegar a este tipo de soluciones es probable que todos los actores tengan que empezar a aprender a desenvolverse en este sentido, fomentar un clima de confianza mutua y abrirse a la comprensión. Las conclusiones sobre el rol de cada uno de los actores son las conclusiones de este trabajo, que la autora espera, abra nuevos caminos para la reflexión en torno a la necesidad de gobernar la democracia por medio de una práctica constante del diálogo social.</p>


AdjuntoTamaño
PDF icon Acceda al documento97.25 KB