Inseguridad económica y diálogo social en Uruguay: los retos de una nueva normativa laboral

<p>El autor intenta aportar argumentos hacia la pregunta de por qué es deseable mejorar los niveles de diálogo social del país. Divide el artículo en cuatro partes. La primera parte sostiene que es razonable entender la negociación tripartita como un importante instrumento para mejorar los niveles de diálogo social, aunque este mecanismo no es una condición necesaria ni suficiente para que el diálogo social tenga lugar. Plantea la esencialidad de pensar en un conjunto de instituciones que aseguren no sólo mayor simetría dentro del relacionamiento entre empleados y empleadores, sino que además aumenten los niveles de inclusión de los diferentes sectores activos y potencialmente activos (formales e informales) en materia laboral. Evalúa la idea de inseguridad económica que básicamente se compone de dos aspectos fundamentales: la noción de "seguridad social básica" (basic social security) definida por el acceso a una infraestructura mínima de salud, educación, información, representación, etc. y la idea de "seguridad relacionada al trabajo" (work-related security) la cual presupone la existencia de "seguridad" en siete aspectos fundamentales. Estos son: seguridad en el ingreso, seguridad en el trabajo, seguridad en el empleo, seguridad de tareas, seguridad en la reproducción de habilidades, seguridad en el mercado de trabajo y seguridad en la representación. Por último examina de qué manera los problemas que presentan las relaciones laborales del país pueden ser interpretados como ausencia de seguridad económica, es decir, inseguridad económica. En la segunda parte, realiza una breve descripción de los principales cambios ocurridos en el ámbito de las relaciones laborales y del mercado laboral uruguayo durante los últimos años. Presenta algunas respuestas tentativas a la pregunta de por qué se han disparado los márgenes de inseguridad económica en ciertos sectores de la población. En la tercera parte examina las nuevas normativas reguladoras de ámbito laboral impulsadas por el actual gobierno. Aporta algunos argumentos en base a dos preguntas principales: ¿son acordes las nuevas reformas del ámbito laboral con los objetivos propios del diálogo social?, ¿qué características deberían tener los nuevos arreglos implementados para evitar potenciales problemas? La cuarta y última parte expone consideraciones finales y argumenta que es necesario un diálogo social de características distintas a las existentes bajo la forma de negociación tripartita tradicional, producto de las propias transformaciones sociales y laborales en el país.</p>


AdjuntoTamaño
PDF icon Acceda al documento71.74 KB