Diálogo social y formación profesional en el Uruguay

<p>El artículo primeramente incluye una introducción sobre el tema, lo define y expone sus características y señala que el dialogo social no es una expresión que quede reducida al ámbito laboral sino que está llamada a ser también un instrumento capaz de incursionar con éxito en la búsqueda de soluciones a los grandes problemas que afectan a los países. Seguidamente presenta una breve reseña de las transformaciones acaecidas en los años noventa en las relaciones laborales en el Uruguay y las consecuencias que las mismas generaron en los actores del sistema y en particular en el sector de los trabajadores. Plantea que la formación profesional es un instrumento que, no sólo crea y mejora las condiciones de empleabilidad de los trabajadores, y permite lograr los niveles deseados de productividad de las empresas, sino que también es un instrumento con capacidad de dotar a los individuos de mayores elementos para la integración social, a través del desarrollo de sus capacidades de participación en los procesos, cultural y política. Entiende que el Estado debe buscar la cooperación y participación de diversos actores para desarrollar políticas de formación profesional tendientes a aumentar la calidad de la formación de los recursos humanos existentes, logrando que ésta sea acorde a las necesidades del sistema productivo. Además debe realizar esfuerzos para que las políticas de formación lleguen a todos los sectores de la población, prestando atención a los sectores de más bajos recursos, con temprana deserción del sistema de educación formal. Destaca que en Uruguay se está en un proceso de fortalecimiento de los actores integrantes del sistema de relaciones laborales, lo que queda de manifiesto por el muy importante aumento de la tasa de afiliación sindical o la conformación de nuevos sindicatos, incluso en sectores de actividad en donde era difícil pensar que esto se concretara, el caso más destacado es el de los trabajadores rurales. Los cambios generan mejores condiciones para el desarrollo del diálogo social amplio y sostenido. Presenta la experiencia de diálogo social de la JUNAE, destaca que ha generado un hecho importante, con muy valiosos aportes pero que resulta claramente insuficiente de acuerdo a las necesidades del país. La misma conclusión presenta respecto a las experiencias de programas focalizados hacia públicos con dificultades de acceso al empleo como PROJOVEN o PROMUJER dado al número de personas que alcanza a cubrir. Muestra la necesidad de una discusión con la participación de todos los actores sociales sobre la necesidad de implementar mecanismos que permitan redimensionar las políticas de formación profesional y un "diálogo social amplio" que involucre a todos los actores sociales, en donde es necesario replantear el modelo actual de formación profesional. Propone la conformación de una "Red de diálogo social sobre formación profesional" con la participación del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, Ministerio de Educación y Cultura y otros ministerios vinculados a la actividad productiva, la Universidad de la República, el PIT/CNT, Cámaras empresariales, entidades de capacitación, empresas consultoras de empleo temporario y otros actores sociales que lleven adelante una discusión tendiente a lograr acuerdos sobre las políticas de empleo y formación profesional a desarrollar a futuro.</p>


AdjuntoTamaño
PDF icon Acceda al documento84.68 KB