Concepto y dimensiones del trabajo decente: entre la protección social básica y la participación de los trabajadores en la empresa

<p>Analiza el concepto de trabajo decente y su aplicación en situaciones diferentes como la del trabajo formal y el informal. Luego de subrayar el papel de la formación agrega, que por una parte, el trabajo decente requiere, además de capacitación, respeto de los derechos y efectiva participación, todo lo cual producirá otro valor: satisfacción en el trabajo. Concluye informando que es el discurso del Director General de la OIT en la 87° Conferencia Internacional del Trabajo que introdujo el concepto de trabajo decente en el lenguaje jurídico laboral. Este adjetivo "decente" designa alguna cosa de "buena calidad o en cantidad suficiente" y esta acepción resulta particularmente apropiada ya que tiene un sugerente poder explicativo en su propio recinto del lenguaje común. No solo constituyen instrumentos del trabajo decente la consagración de los derechos básicos sino también la participación real y autónoma de los trabajadores en la empresa, lo que además de ser un imperativo de la justicia social, constituye un freno a la captación individual producida por ciertos sistemas de organización del trabajo en aplicación.</p>


AdjuntoTamaño
PDF icon Acceda al documento65.2 KB